Seleccionar página

Editorial de Expansión 24-6-2020.

El gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, aprovechó su comparecencia en la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica para alertar del riesgo creciente de que la depresión pandémica provoque daños estructurales en la economía española. Lo que obligaría al Gobierno a poner en marcha medidas drásticas para contener el contagio recesivo. Precisamente para evitar ese escenario, el gobernador urgió que se mantengan por más tiempo los estímulos temporales como las condiciones extraordinarias de los ERTE y la financiación de emergencia para las empresas ante la evidencia de que la actividad productiva tardará más tiempo de lo inicialmente previsto en recuperar los niveles previos a la emergencia sanitaria. Algo que, a su vez, hace más acuciante si cabe la adopción de reformas estructurales que puedan dinamizar la economía y generar la confianza necesaria para que compañías, inversores y consumidores retomen sus planes previos a la pandemia. Unas medidas ambiciosas que se alejan bastante de las pergeñadas por el Ejecutivo socialcomunista.

 

Leer la noticia completa