Seleccionar página

Expansión Jurídico.28-7-2020.

Son dos personalidades fuertes y positivas, que derrochan energía. Hay entre ellos una complicidad forjada a lo largo de los años, aunque no siempre han estado de acuerdo. “¡La de discusiones que habrán oído estas paredes!, ¿verdad Antonio?”, le sonríe Cristina. Las paredes del Ilustre Colegio de Abogados de Madrid callan y otorgan. Pero Antonio Garrigues (Madrid, 1934) y Cristina Almeida (Badajoz, 1944), cada uno en su ámbito de actuación como abogados, han trabajado por lo mismo: lograr una España mejor, más moderna y justa para todos. Reconocen haber tenido sus piques, pero hay admiración mutua y respeto entre el liberal que es Garrigues y la mujer de izquierdas que es Almeida. Ambos se han implicado con entusiasmo, como en todo lo que hacen, en el Club Sénior de la Abogacía de Madrid para hacer su aportación a otros que, como ellos, han dedicado su vida a la abogacía. Lo resume Almeida cuando se lamenta de que “es una pena caer en el olvido después de una vida profesional larga”. Garrigues va más allá: “Hay un tema que tenemos que empezar a aceptar en España: vamos hacia una sociedad más longeva. Las personas viven más años y debemos procurar que tengan una ocupación seria y eficaz. Si no, aparece la soledad, que es un drama”. El consejo de Garrigues a las nuevas generaciones es que sean serios en el trabajo y conscientes de que hay que estar aprendiendo toda la vida. “Sobre todo –recalca–, deben tener presente que sin calidad ética, sin integridad, no hay futuro”.

 

Leer noticia completa