Seleccionar página

ABCEMPRESA 19-7-2020.

La escalada del gasto corriente en la que Sánchez se instaló antes del Covid-19, un lastre añadido ante la recesión. El Estado ha pedido prestados casi 66.000 millones en solo cinco meses.  Esa deuda ha tenido que suscribir precisamente para tapar el disparado déficit de caja y poder responder a las amortizaciones con los que en el pasado prestaron dinero al Estado. Según los documentos del Ministerio de Hacienda, el grueso de esa nueva deuda se ha obtenido con la emisión de Letras del Tesoro con las que el Gobierno ha obtenido en cinco meses de 67.120 millones de euros. Ha colocado el cuádruple que en el mismo periodo de 2017. A cambio, en vez de firmar préstamos ha optado por utilizar una pequeña porción de lo obtenido con las Letras del Tesoro para cancelar préstamos vivos. En concreto amortizó 620,5 millones de euros. Y también saldó pasivos financieros que tenía pendientes con otras administraciones y acreedores, por importe de unos 687 millones. La diferencia entre las Letras del Tesoro y los préstamos saldados supone que hasta el 31 de mayo la emisión neta de nueva deuda ascendió a 65.812 millones. No encontramos enlace.