Seleccionar página

 Abc.es. 4-7-2020

El Gobierno aprobó durante el Consejo de Ministros extraordinario celebrado ayer la creación de un fondo dotado con 10.000 millones -que será gestionado por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI)- para rescatar a empresas estratégicas especializadas en el ámbito de «la seguridad, la salud de las personas, las infraestructuras, las comunicaciones o los mercados» que tengan problemas de solvencia derivados de la crisis del coronavirus. Las entidades financieras quedarán, en principio, fuera de estos incentivos. El Gobierno articulará estas ayudas mediante varias vías, como la concesión de préstamos participativos, la adquisición de deuda subordinada y la suscripción de acciones u otros instrumentos de capital. En principio, las empresas que reciban estas ayudas sí podrán otorgar dividendos, tras un pacto entre PSOE y Ciudadanos logrado ayer. Los beneficios que obtenga el Estado por las inversiones, ya sean a través de intereses o plusvalías, se ingresarán en el Tesoro Público.  El fondo, que se denominará Fondo de Apoyo a la Solvencia de Empresas Estratégicas y ha sido pactado con los agentes sociales, deja no obstante más dudas que certezas. El Ejecutivo no aclaró ayer qué sectores priorizará a la hora de invertir. Ni las condiciones concretas que deben cumplir las empresas. Ni cuándo se produciría la salida del Estado en el capital social de estas compañías. Más allá del fondo de rescate, el Consejo de Ministros aprobó ayer una nueva línea de avales canalizada a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO) valorada en 40.000 millones de euros. Tal y como adelantó ABC, esta iniciativa no estará dirigida a asegurar la liquidez de las empresas, sino que servirá para «impulsar la realización de nuevos proyectos de inversión empresarial». «Esta medida forma parte del plan de reactivación de la economía y el empleo.

 

Leer noticia completa