Seleccionar página

Ex.10-5.

No son muchas las mujeres que llegan a ocupar cargos de alta dirección en las empresas. Actualmente, de las compañías que forman parte del IBEX 35, solamente dos están lideradas por una mujer y ambas lo hacen en el sector bancario. Una de ellas es María Dolores Dancausa, consejera delegada de Bankinter, y la otra es Ana Botín, presidenta de Banco Santander. “No me gusta que se hagan distinciones entre hombres y mujeres en la empresa, pero es muy importante hablar de ello porque todavía queda mucho por hacer”, explica Dancausa. “Aunque es cierto que en los últimos treinta años se han dado pasos de gigante”, apunta. Unos patrones de trabajo muy masculinos en la empresa, y especialmente en el sector bancario, así como un marcado presentismo en las compañías son algunos de los obstáculos que desaniman a las mujeres a la hora de llegar a altos cargos directivos. Según Nuria Chinchilla, profesora del IESE, aunque las generalizaciones nunca son buenas, “hay diferencias entre la manera de gestionar de las mujeres y la de los hombres. El patrón masculino tiende a ser más cortoplacista y orientado al resultado inmediato”, mientras que el femenino, más basado en la intuición, piensa “más a largo plazo” y tiene mucho más en cuenta los factores humanos y del colectivo. “Lo ideal siempre está en el equilibrio y en poner en valor estas dos maneras de gestionar”, señala.

 

Leer la noticia completa