Seleccionar página

Editorial de Expansión 16-6-2020.

Los líderes empresariales pidieron al Gobierno que tenga en cuenta sus propuestas para facilitar la salida de la crisis: que no se derogue la reforma laboral, que no se suban los impuestos a las empresas en pleno desplome de la demanda y que se garantice la seguridad jurídica en nuestro país.

Flexibilidad necesaria: la sensación de inseguridad jurídica que transmiten las declaraciones contradictorias de los diversos ministros, así como el execrable pacto con Bildu para derogar íntegramente la normativa vigente del mercado laboral, resultan muy preocupantes para los empresarios cuando están asumiendo considerables esfuerzos para mantener sus plantillas. El Gobierno debe crear el clima adecuado para ello, no querer suplir desde el Estado el papel de la iniciativa privada.

Evitar el castigo fiscal: otro elemento de preocupación para los empresarios son los planes gubernamentales para disparar la presión fiscal sobre compañías y patrimonios, justificados ante la opinión pública para más inri como una especie de justicia reparadora de supuestos privilegios. Nada más lejos de la realidad en un país que mantiene una de las fiscalidades más elevadas en la zona euro para las empresas, el ahorro y el empleo a través de las cotizaciones sociales.

El valor de la certidumbre: también pidieron los empresarios acabar con la incertidumbre que ha caracterizado la gestión del Gobierno durante la crisis pandémica.

 

Leer noticia completa