Seleccionar página

ACTUALIDAD LABORAL

Expansión.com 5-10

 

Con los cambios en los impuestos siempre conviene ser muy cuidadosos. Tan peligrosas pueden ser las subidas, si disminuyen el crecimiento y la creación de empleo, como las bajadas si afectan a la sostenibilidad del Estado de bienestar y a la equidad. Por eso es necesario que los cambios en la fiscalidad se evalúen bien, sigan criterios de eficiencia y contribuyan al crecimiento, al empleo, a la equidad y al bienestar social. En el caso de España, la mejor estrategia para incrementar los ingresos públicos es aumentando las bases fiscales de los impuestos mediante la reducción de la tasa de paro y de la temporalidad (que son la mejor manera de reducir la desigualdad), y el aumento de la tasa de empleo y la productividad. Lamentablemente, con mucha frecuencia se buscan atajos con el objetivo de obtener a corto plazo pequeñas recompensas recaudatorias, sin reparar en los efectos negativos a medio y largo plazo, que pueden terminar haciendo que las subidas de los tipos impositivos tengan efectos contraproducentes e indeseados. Es el caso del debate en España sobre los impuestos adicionales a la banca.

 

Leer la noticia completa