Seleccionar página

Ex.25-4-2020.

En este artículo el Presidente del Gobierno analiza los planes que se negocian en la UE para combatir la crisis del coronavirus. Considera que los recursos del fondo de reconstrucción “deben llegar a los países más necesitados en forma de transferencias, no préstamos”. “La esencia de la solidaridad europea no puede descansar en mayor endeudamiento”, añade. Ésa es la hoja de ruta. Pacto en Europa y Pacto en España. No habrá futuro sin solidaridad y no habrá porvenir sin la unión de todos. Dentro y fuera de nuestras fronteras, pensar y actuar en unión, sin dejar a nadie atrás, será la única vía para el punto de encuentro que nos une de norte a sur, a izquierda y derecha, a empresarios y trabajadores, a todos los españoles: la Reconstrucción.

España está jugando un papel fundamental: el del centro del tablero en la construcción de los consensos para la recuperación. Durante el Consejo Europeo tuve la oportunidad de presentar a mis colegas la propuesta española de un gran fondo de recuperación de hasta 1,5 billones de euros. Una propuesta que ha sido bien recibida y ha contado con amplia aceptación de think tanky medios económicos. Tenemos las ideas claras. Y con el objetivo de evitar que el impacto de la crisis sea asimétrico, trasladé la necesidad de que el fondo se distribuya entre los Estados miembros, según las necesidades de reconstrucción, mediante transferencias no reembolsables, que no impliquen aumentos de deuda pública, que limitaría la respuesta fiscal necesaria, y cuya ejecución se concentre en los próximos dos o tres años. Los recursos irían destinados a programas que permitan un rápido relanzamiento de la economía, sobre la base de la transición ecológica y la revolución digital, reforzando la autonomía europea en industrias y tecnologías claves. Todo ello sin olvidar el apoyo a sectores que están siendo particularmente afectados como el turismo o el transporte.

 

Leer noticia completa