Seleccionar página

Por Patricia Torvisco en MA, la Revista de la Mutualidad de la Abogacía, diciembre 2017.

Desafío tecnológico:

El actor asegurador tiene por delante enfrentarse a dos de los retos más importantes: por un lado, acometer nuevos procedimientos para adaptarse a la nueva normativa que han de cumplir las compañías y, por otro, determinar qué papel tendrán en el negocio los nuevos usos de la tecnología. En este entorno de transformación sectorial, las compañías han de identificar sus fortalezas, los nuevos tipos de clientes y los nuevos productos. La nueva normativa: Uno de los retos a los que se enfrentará a corto plazo el sector será al cumplimiento de las nuevas normas comunitarias dirigidas a la protección del consumidor. Estas normas persiguen el objetivo de que el consumidor esté más informado y, por tanto, más protegido, ya que “cuanta más información tenga, mejores decisiones tomará”, explicó la Directora de Cumplimiento Normativo y Control Interno de la Mutualidad, Laura Duque. A partir del 1 de enero entra en vigor el nuevo Reglamento comunitario para entidades que comercialicen seguros de vida. Su objetivo es mejorar la información que llega a los consumidores antes de que contraten el producto.