Seleccionar página

Cinco Días. 7-10.

Por un lado, una elevada tasa de paro juvenil. Por otro, un panorama en el que a las empresas les cuesta dar con los perfiles que necesitan. Una dualidad complicada de abordar, pero con soluciones que están realmente al alcance  de la mano, al menos para conseguir equilibrarla un poco. La herramienta principal, según los expertos, para luchar contra esto tiene un nombre: la formación profesional, y más en concreto, la formación profesional dual. “Es la razón por la que constituimos nuestra Fundación Bankia para la formación Profesional dual. Tenemos una gran relación con el tejido empresarial  español, y podemos servir de puente y de palanca entre los profesionales y las empresas” aseguró José Ignacio Goirigolzarri. Es importante adap0atar la formación que se imparte en los centros con los requerimientos reales de las empresas. “Los jóvenes que se enfrentan al mercado de trabajo buscan una especialización profesional, es decir, una conjunción entre los conocimientos y competencias adquiridos que se trasvasen a la práctica real”, explicó la investigadora de la Universidad de Oviedo, Marta Virgós. Hay una separación muy grande entre el sistema educativo y el mercado laboral, y cruzar ese puente a veces produce miedo  e inseguridad a los alumnos. Para ello y para hacer más fácil ese recorrido, “es indispensable dotar a los jóvenes de competencias que ayuden a dar el paso, así como establecer una coordinación real entre los centros y las empresas para ajustar mucho mejor la oferta a la demanda”, insistió.