Seleccionar página

Por R.P.C. cincodias.com.1-4-21.

En las intervenciones de estos cinco expertos se ha deslizado un elemento común, que consiste en apuntar el elevado coste que tiene el desajuste entre la oferta educativa y las necesidades de las empresas. Así lo advierte el director de Investigación del Ivie, Francisco Pérez, para quien el hecho de que el mercado laboral desaproveche los recursos de personas muy cualificadas y, al mismo tiempo, las demandas empresariales queden vacantes, significa que España se queda “muy por debajo de su potencial de empleo y rentas”.

Tras esta afirmación, Pérez asegura que cuando se mira a las causas de este desajuste se observa que su origen está tanto en el sistema educativo como en el empresarial. “Los estudiantes no responden bien a las demandas de las empresas y existe un sistema productivo que no aprovecha bien los recursos formados”. Por eso considera que la solución pasa por algo que empieza a ser un mantra: la necesidad de acercar el sistema educativo en todos sus niveles a las empresas mucho más de lo que están en la actualidad.

Para realizar ese acercamiento cree que hay margen de mejora en todos los ámbitos formativos: formación reglada, FP dual y formación continua. Respecto a esto último puntualiza que los universitarios no son el mayor problema porque dos tercios de ellos se forman de manera continuada habitualmente pero alerta, por ejemplo, de que solo el 10% de los afectados por un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) ha recibido formación en 2020. Por ello dice que España “tiene un agujero descomunal en la calidad de la gestión de las políticas activas de empleo”.

Santiago Carbó, por su parte encuentra “motivos de esperanza” en el desarrollo de la FP dual y junto a ello propone algunas mejoras para el mundo universitario que fomenten este acercamiento. Sobre todo cree que la universidad tiene problemas propios que debe empezar solucionando. Por ejemplo considera que “hay que acabar con la endogamia y con el aislamiento internacional del profesorado; se deben reorganizar las titulaciones; y fomentar la especialización pero solo después de una formación general”, termina Carbó.

 

Leer la noticia completa