Seleccionar página

Por Inés Abril. Ex.17-7-21.

Este año toca examen. Y en una de las materias más sensibles para el sector financiero. Los bancos europeos tendrán que demostrar que están aplicando de forma rigurosa las directrices elaboradas por la Autoridad Bancaria Europea (EBA, por sus siglas en inglés) para evitar que las prácticas de remuneración a las personas encargadas de vender productos a los clientes en banca minorista tengan incentivos perversos que vayan en contra de los intereses de los consumidores.Estas guías son de obligado cumplimiento desde 2018 y será la primera vez que se pongan a prueba. La EBA quiere vigilar su desarrollo y por ello una de las tareas que el supervisor se ha impuesto para 2021 es realizar “un análisis de la implementación de las directrices sobre remuneración al personal de ventas”, según consta en la parte de su informe anual dedicada a anunciar sus próximas actuaciones.

 

Leer la noticia completa