Seleccionar página

Por M. Valverde. Ex.24-3-21.

Yolanda Díaz, que en abril será vicepresidenta Tercera y ministra de Trabajo y Economía Social, está decidida a derogar la profunda reforma laboral que hizo el Gobierno del PP en 2012. Así lo comunicó el lunes en el Congreso de los Diputados, y en contra de la opinión de Nadia Calviño, máxima responsable económica del Ejecutivo y futura vicepresidenta segunda. Las intenciones de Díaz también chocan con los empresarios, en la CEOE y Cepyme, y con la advertencia que Standard & Poor’s acaba de hacer a España. La agencia de calificación de deuda soberana ha avisado al Gobierno de que podría bajar la nota de España si deroga la reforma laboral. Ahora está en A, con perspectiva negativa. En todo caso, estas son las propuestas más importantes de reforma laboral que Díaz tiene en su programa:Reducir y simplificar el número de contratos.Esta es una cuestión en cuyo enunciado están todos de acuerdo. En el Gobierno, y entre la patronal y los sindicatos. Otra cosa es la discusión sobre cómo se hace. Se trata de reducir los contratos a tres modelos básicos, para intentar rebajar la división del mercado de trabajo entre trabajadores indefinidos, que son doce millones de asalariados, y los contratados temporales, que son cuatro millones. El Ejecutivo quiere que el contrato indefinido sea el más frecuente. Junto a ello el temporal debe tener una causa concreta de utilización, para evitar que ocurra como hasta ahora. Con frecuencia, un empleado eventual, o varios, cubren un trabajo estable. La tercera pata de la reforma de la contratación es un modelo de formación.El Gobierno quiere que este contrato sirva para los jóvenes y para todos los desempleados que necesiten un reciclaje profesional para poder volver a trabajar. Los ERTE, como fórmula para impedir despidos. Prioridad del convenio sectorial sobre el de empresa. Recuperar la prórroga indefinida del convenio caducado. Obstaculizar el incumplimiento del convenio sectorial. Reforma de la subcontratación para aumentar la protección de los trabajadores. Reorientar las subvenciones y bonificaciones en la contratación laboral. Cambio de las políticas de apoyo al empleo. Nueva regulación del trabajo a distancia. Los repartidores son asalariados. Plan de igualdad y registro salarial. ). 

 

Leer noticia completa