Seleccionar página

Por Montse Mateos, Ex.27-3-21.

Alternar el trabajo en remoto y en la oficina parece la solución para retomar la vida laboral postpandemia. Sin embargo, algunas organizaciones optan por mantener el teletrabajo, mientras otras tratan de diseñar un modelo de trabajo que garantice la eficiencia y, además, permita reducir el gasto de unas  instalaciones pensadas más para la jornada laboral que para la socialización. ¿Dónde me siento hoy? Esta frase se convertirá en habitual de una rutina pensada más en la eficiencia que en la presencia. El modelo híbrido exige una disciplina laboral para maximizar el tiempo de trabajo. Ir a la oficina será una excepción  y estará sujeta a una actividad laboral concreta y, por otra parte, será el momento de la socialización, algo imprescindible para mantener viva la cultura corporativa tocada por la crisis.

 

Leer noticia completa