Seleccionar página

FRANCISCO JAVIER BELLO NIETO | Director del Área Talento y Cultura España en BBVA
SUSANA IGUAL VÁZQUEZ| Business Execution en BBVA

En BBVA ya hace un tiempo nos propusimos trabajar en un nuevo modelo de liderazgo más transversal y menos jerárquico, en el que “el líder somos todos”. Ya no hay que esperar que sean sólo los managers los que decidan, sino que todos tenemos un espacio de decisión.

Por eso, pensamos que para poder construir ese tipo de liderazgo y mejorar las relaciones y la confianza, era fundamental hacerlo a través del feedback. Un feedback 360°, de líder a colaborador, de colaborador a líder y entre pares. Un feedback como herramienta pero no como algo aislado, sino como una verdadera “cultura de feedback”, que genere un hábito de dar, recibir y pedir feedback. Así surgió esta iniciativa en la que la formación ha sido uno de los pilares fundamentales.

Nos preguntamos… ¿Ayudar a generar cultura a través de la Formación? ¿Y a través de la formación e-learning? ¿En plena pandemia? Fue un reto apasionante.

El plan de formación por sí solo no es lo que fue efectivo. Planificamos y diseñamos un conjunto integral de acciones y herramientas que – juntas – comenzaron a “hacer sonar” dentro de la organización el concepto de feedback y nos permitieron que ese sonido se replicara a lo largo del tiempo, con un efecto multiplicador.

Nuestro plan incluyó varias acciones

  • Primero, focus group y entrevistas individuales para indagar qué opinaban los empleados sobre el feedback y qué barreras creían que lo frenaban.

A partir de allí, diseñamos un plan de comunicación en el que:

  • Incluimos la definición de la identidad del proyecto para cuidar la coherencia de los mensajes y el diseño (a través de una marca gráfica).
  • Preparamos un toolkit de feedback, para que todos “tuvieran a mano” una herramienta digital y con los principales tips.
  • También hicimos una campaña de píldoras para explicar qué es feedback, que fueron súper atractivas y dinámicas, con relatos fuera de lo común. Y acompañamos estas píldoras con el vídeo de un embajador que nos contó su experiencia sobre uno de los aspectos del feedback.
  • Sumamos una campaña de podcast sobre las barreras del feedback.
  • E hicimos un evento de “Aprendemos Juntos” en el que un experto desveló las claves del feedback.

Además, pusimos en marcha un plan de sensibilización para que los empleados pudieran aprender a través de la práctica, de la mano de los gestores de Talento y Cultura (a quienes le entregamos un kit para facilitar su labor).

Y, en conjunto con estas acciones de comunicación y sensibilización, desarrollamos y publicamos el curso e-learning que llamamos “Maestros del feedback”.

Nuestra meta era y es desafiante, por eso, necesitábamos que el curso fuera de alto impacto, que tuviera una “llegada” especial, que no fuera “un curso más”.

Con todo ello, hoy el feedback está siendo más fluido, sincero y mejor recibido por todos.

 

VOLVER