Seleccionar página

ACTUALIDAD LABORAL

Por Ángeles Gonzalo. .cincodias.com. 30-6-2020.

El plazo para aplicar el convenio con CECA, que finalizó en 2018, termina hoy, pero se amplía un mes, mientras que la AEB negociará hasta octubre. Estaba previsto que ayer sindicatos y la patronal de las antiguas cajas de ahorros, CECA, se reunieran para concretar el convenio colectivo del sector,que afecta a unos 70.000 empleados. Era una reunión considerada clave, ya que lo que se denomina ultraactividad, o prórroga en la aplicación del convenio que finalizó en 2018, acaba hoy. Pero, tras varios tiras y aflojas, sindicatos y patronal han logrado desbloquear las negociaciones, y la reunión de ayer se ha decidido celebrar hoy, con un aliciente, la posible prórroga en un mes, es decir, hasta finales de julio, de las negociaciones. Las posiciones, sin embargo, siguen todavía muy alejadas, pero el hecho de que se hayan dado 30 días más para construir un casi nuevo convenio es interpretado como positivo por varias fuentes consultadas.

La patronal de los bancos tradicionales, la AEB, y los sindicatos que representan a este sector sí se reunieron ayer y decidieron alargar las conversaciones para llegar a un acuerdo sobre el futuro convenio. Se han dado de margen hasta el próximo mes de octubre. Este hecho también puede ser un punto a favor para que la CECA decida mañana ampliar más el periodo de negociación. Algunas fuentes insisten en que hay varias antiguas cajas que pretenden cerrar lo antes posible un convenio con la eliminación de gran parte de los beneficios sociales y trienios de los que disfrutan hasta ahora os trabajadores de las entidades asociadas a la CECA. Pese a todo, fuentes de la mesa negociadora insisten en que la idea es intentar cerrar un acuerdo en un mes. Hay que reseñar que los sindicatos han decidido también no promover las movilizaciones como medio de presión, como estaban planteando hace dos semanas.

El problema es que las antiguas cajas pretenden negociar un convenio totalmente nuevo, con la supresión de trienios y ventajas sociales; rechazar cualquier subida salarial hasta el año 2022; condicionar la promoción por experiencia a una evaluación del desem­peño; ampliar la movilidad geográfica hasta los 50 kilómetros (Bankia, como convenio de empresa, ha planteado 75 kilómetros), o ampliar los horarios de mañana y tarde.

La necesidad de recorte de costes para ganar eficiencia y rentabilidad, los cambios en los hábitos de los clientes, más predispuestos ahora a relacionarse con su banco vía online, y las negativas perspectivas de negocio para el sector, con, además, un aumento elevado de la morosidad, han roto los planes del sector.

 

Leer la noticia completa