Seleccionar página

Un artículo de Raquel Lander. Ex. 8-6.

 

La primera fue a principios de 2012, con 66 años ya cumplidos, cuando era asesor de la Dirección de Asuntos Internacionales. Unos meses después, Luis de Guindos le llamó para ofrecerle el puesto de gobernador tras cesar Miguel Ángel Fernández-Ordóñez antes de que concluyera su mandato. Y volvió. Linde se encontró con los mercados completamente cerrados para España, la prima de riesgo disparada por encima de los 600 puntos básicos y con una recién nacionalizada Bankia. El inicio de su mandato coincidió de pleno con la segunda recesión económica. Vivió la negociación con Europa de las condiciones del memorándum de entendimiento para disponer de 100.000 millones del programa de asistencia financiera para rescatar a las cajas de ahorros. Se utilizaron 40.000 millones. Seis años después, la banca española puede presumir de ser la más eficiente después de la banca sueca. Deja un sector mucho más concentrado, más capitalizado, pero con una reputación mejorable.

 

Leer la noticia completa