Seleccionar página

Abc.es/economía. 20-12-2020.

La sostenibilidad y el progreso social se convierten en el ser o no ser empresarial. Los criterios éticos en la producción y en la prestación de servicios ganan peso sobre factores clásicos como precio y calidad, especialmente entre jóvenes. Fátima Báñez, Presidenta de la Fundación CEOE: El compromiso con una reconstrucción social. Nuestros esfuerzos también deben dirigirse a garantizar una reconstrucción de la economía que dé lugar a un modelo productivo más competitivo, productivo e inclusivo, que genere, en conclusión, más empleo de calidad. Para ello la empresa española, representada por CEOE has trasladado al Gobierno y a la opinión pública 21 iniciativas estratégicas  de país para aprovechar al máximo los fondos europeos para la reconstrucción de forma que podamos dar un gran salto en cuatro ejes: digitalización , transición ecológica, cohesión social y territorial, e igualdad de género. Clara Arpa, Presidenta de la Red Española del Pacto Mundial: “La alta dirección debe asumir el liderazgo y activar el cambio”. La brecha entre el compromiso y la acción. Clara Arpa subraya que “en los últimos años hemos observado  una evolución muy positiva del compromiso de las empresas españolas con los ODS. Por ejemplo: un 50% de las empresas dispone de políticas de medioambiente, pero solo un 28% mide sus emisiones de CO2”. El Capital Humano: el compromiso empieza de puertas a dentro. Al talento, en especial al más joven, ya no se le retiene solo por el salario. Exige flexibilidad, autonomía, seguridad… y un propósito claro con el que identificarse. Voluntariado corporativo: La solidaridad en equipo que hace más empresa. La crisis del Covid ha dado un impulso extra a unos programas que refuerzan el sentido de pertenencia de los empleados y sus habilidades profesionales. La responsabilidad también es asunto de resultados: Sandra Pina, directora general de Quiero,plataforma pionera en España en la ecuación entre sostenibilidad y negocio, asegura que a las empresas ya nos les vale con decir que son responsables, tienen que demostrar que los son y la sostenibilidad se tiene que vincular con la innovación disruptiva para  afrontar los desafíos   que tenemos como sociedad. Ejemplos:CaixaBank, apuesta por la diversidad y el liderazgo femenino premiando a Lina Mascaró, ganadora del Premio Mujer empresaria  2020. Y Generali, que redobló en 2020 sus iniciativas sociales para reducir el impacto del Covid en las familias y colectivos más afectados.

 

Leer la noticia completa