Seleccionar página

Por Salvador Arancibia. Ex. 25-6-22.

El gobernador del Banco de España reitera sus constantes llamadas a la prudencia del sector financiero. Ayer señaló que este debe tener un seguimiento minucioso de los riesgos “que pueden evolucionar de forma rápida y obligar a plantear nuevos escenarios de tensión”, por entender que la incertidumbre sobre la guerra en Ucrania, las consecuencias de la pandemia, la alta inflación y el nuevo escenario de los tipos de interés, obliga a ello. “El supervisor siempre debe pedir prudencia” dijo Pablo Hernández de Cos, gobernador del Banco de España durante la clausura del curso de APIE desarrollado en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, pero “en estas circunstancias más”, al apelar al comportamiento del sector financiero. En todo caso, “los bancos mantendrían una capacidad de resistencia agregada adecuada ante la materialización de los riesgos macro financieros extremos identificados”. Esta llamada a la prudencia por parte de los bancos es compatible, según el gobernador, con los actuales programas de compra de acciones que están desarrollando los grandes bancos nacionales, porque lo que al supervisor le preocupa es la solvencia de los bancos y ello exige unos niveles determinados de capital, cuyo alcance debe ser compatible con una política de distribución de dividendos que permita que las entidades “individualmente” cumplan los requerimientos que se le hacen a cada una de ellas.  EL BANCO DE ESPAÑA ESTRECHA SU CONTROL SOBRE LAS CÉDULAS HIPOTECARIAS por N. M. Sarriés. Ex.27-6-22. El supervisor bancario español ha abierto el plazo de consulta pública para que tanto entidades como asociaciones representativas puedan remitir sus opiniones sobre una circular que transpondrá un decreto-ley aprobado el pasado noviembre por el Ministerio de Economía, que a su vez convertía en norma nacional una directiva europea destinada a armonizar todas las tipologías de bonos garantizados (covered bonds, en inglés) existentes Europa.

 

Leer la noticia completa