Seleccionar página

Por Santiago Álvarez de Mon. Ex.24-6-22.

Más allá de los diferentes talentos, tradiciones culturales, costumbres, hábitos sociales, convicciones políticas, experiencias vitales, creencias religiosas… hay un hilo conductor común que cose misteriosamente a las personas. Carl Rogers escribió acertadamente que “lo más personal es lo más universal”. Curiosamente, cuanto más me atrevo a ser yo, a indagar en el misterio de mi personalidad, más pronto aparece en el radar el otro, el vecino, el prójimo, distinto, único, irrepetible.

 

Leer la noticia completa